GRANDES CLÁSICOS 146: GEORGE STEVENS

Ir abajo

GRANDES CLÁSICOS 146: GEORGE STEVENS

Mensaje por pablo el Vie 14 Oct 2016 - 12:08

GEORGE STEVENS



Tras numerosos cortos y trabajos como fotógrafo (favorito por ejemplo de Laurel y Hardy), en 1935 Stevens rueda, con la RKO, hasta cuatro películas entre las que se encuentra su primer gran éxito de público y crítica: el melodrama “Sueños de juventud” (“Alice Adams”) por el que Katharine Hepburn recibiría una nominación al Oscar a la mejor actriz del año (la segunda tras el Oscar obtenido por “Gloria de un día”). La propia película estaría nominada en la categoría principal (si bien Stevens no la produjo, algo que sí haría más adelante logrando 4 nominaciones al Oscar como mejor película).

Su otro film destacado de 1935 fue “Annie Oakley”, biografía de la famosa tiradora circense interpretada por Barbara Stanwyck en un western sui generis.

Al año siguiente vuelve a dirigir a la Hepburn en el drama romántico decimonónico “Olivia” y a la pareja Ginger Rogers y Fred Astaire en el estupendo musical “En alas de la danza” que gana el Oscar a la mejor canción del año.

También volvería a dirigir a Ginger Rogers, junto a James Stewart, en la comedia romántica “Ardid femenino” (que le vale un premio en el Festival de cine de Venecia en 1938) y a Astaire en la simpática comedia musical “Una señorita en apuros” junto a George Burns y Joan Fontaine.

Con estas películas, Stevens se consolida fundamentalmente como un director de actrices al estilo George Cukor.

Finaliza la década de los 30 con un título diferente, la cinta de aventuras coloniales “Gunga Din” con Cary Grant de protagonista.

En los 40 Stevens comienza despuntando con dos dramones: “Noche de angustia” con Carole Lombard (adaptación de la novela de A.J. Cronin) y “Serenata nostálgica”, notable y sensible drama de pareja con Cary Grant e Irene Dunne por la que Grant recibe su primera nominación al Oscar al mejor actor del año.

Pero será en la comedia sofisticada en la que alcanzará sus mayores éxitos: de la mano de Hepburn y Tracy en la magnífica scrawball de guerra de sexos “La mujer del año” y con Jean Arthur en la simpática “El asunto del día” (con Grant de partenaire masculino) y sobre todo en “El amor llamó dos veces” (por la que el gran Charles Coburn ganó el Oscar al mejor actor secundario y la propia Arthur logró su primera y única nominación al Oscar a la mejor actriz).

“El asunto del día” consigue la nominación al Oscar a mejor película en 1942 mientras que “La mujer del año” logra en esa misma edición el Oscar al mejor guion original. Por fin con “El amor llamó dos veces” logra su primera nominación al mejor director del año y el premio en dicha categoría de los críticos de Nueva York.

Stevens sufre un parón durante la Segunda Guerra Mundial, donde rueda un documental espeluznante, “Campos de concentración nazis”, que sería luego utilizado como prueba de las atrocidades cometidas por los nazis en los Juicios de Núremberg. A partir de entonces sus películas tendrán un tono más oscuro y dramático y ya nunca más volvería a rodar comedias o musicales.

En 1948 retoma su carrera con el drama familiar “Nunca la olvidaré” por el que resultan nominados al Oscar hasta cuatro de sus intérpretes (Irene Dunne, Barbara Bel Geddes, Ellen Corby y Oscar Homolka).

Pero es en los 50 donde Stevens firmará sus mejores películas. La primera es la obra maestra total y absoluta y cumbre del mejor melodrama americano: “Un lugar en el sol” que recibe 5 Oscar incluyendo el de mejor director. Film capital del género, bellísimo y de gran intensidad dramática, con un Montgomery Clift soberbio y unas magníficas Shelley Winters y Elizabeth Taylor.

La segunda película de renombre será el poderosísimo western “Raíces profundas” que le vuelve a poner a las puertas del Oscar (de nuevo tanto como productor como director ganando el de la National Board of Review en esta última categoría). Western sobresaliente, delicado y emotivo con un reparto fantástico por el que Jack Palance y Brandon De Wilde estuvieron nominados al Oscar como actores secundarios y la gran Jean Arthur volvió al cine de nuevo. Ese mismo año también estrenaría un drama menor con Joan Fontaine y Ray Milland de protagonistas, “Una razón para vivir”.

La tercera película será el drama sureño “Gigante”, estupendo film con James Dean, Rock Hudson (ambos nominados al Oscar) y Elizabeth Taylor que le vale su segundo Oscar como mejor director. Pese a que muchos criticaron su larga duración y un cierto encorsetamiento de la acción, “Gigante” sigue siendo uno de esos films “made in Hollywood” que a uno le apetece ver un sábado por la tarde espatarrado en el sofá! En 1954 recibiría el Premio Irving Thalberg por su trayectoria.

Finaliza su mejor década con la adaptación cinematográfica de “El diario de Anna Frank” que le vale su última nominación al Oscar al mejor director y productor y que se convierte en un emotivo y respetuoso homenaje a la famosa niña, gracias al buen hacer del director (en el fondo es un film claramente teatral en cuanto a composición y narrativa), su magnífica fotografía y dirección artística en blanco y negro (ganadoras del Oscar ambas) y su sobresaliente reparto (Shelley Winters ganaría el Oscar a la mejor actriz secundaria y Ed Wynn resultaría nominado como secundario). En 1960 la DGA le daría el premio de honor.

En los sesenta rueda la bíblica “La historia más grande jamás contada” con la ayuda puntual de David Lean y Jean Negulesco (sin embargo el film fue un fracaso comercial y de crítica en toda regla y hundió su carrera) y en los setenta filmaría su última película, la menor “El único juego en la ciudad”, con Liz Taylor y Warren Beatty (quien haría el papel pensado en un primer momento para Frank Sinatra).

Director por lo tanto destacado, con estupendas películas en su haber que tuvo la mala suerte de que su carrera no fue alabada por los críticos de Cahiers du Cinema quienes lo consideraban muy menor frente a otros grandes del melodrama menos reconocidos en su momento como Douglas Sirk o Max Ophüls. Desde aquí reivindicamos su carrera!
avatar
pablo

Mensajes : 3780
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 146: GEORGE STEVENS

Mensaje por somnis i estels el Lun 7 Nov 2016 - 19:53

Un lugar en el sol es maravillosa!
avatar
somnis i estels

Mensajes : 273
Fecha de inscripción : 23/11/2015
Edad : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 146: GEORGE STEVENS

Mensaje por paramétrico el Lun 7 Nov 2016 - 20:26

El caso de Stevens es como el de Ang Lee. Ganador del Oscar al mejor director en dos ocasiones pero nunca a mejor película. 

No es de mis directores preferidos y la notable "Un lugar en el sol" me decepcionó un poco. Creo que "Cahiers" acertó en su momento (no lo hicieron con Wyler, por ejemplo). La narrativa de Stevens no está a la altura de los mencionados Sirk ni Ophüls (ni de tantos otros maestros). Lo cual no quita que fuera un director solvente durante varias décadas con unos cuantos títulos míticos en su haber y un dominio en sus labores. 
"Gigante" es, como dice Pablo, un claro ejemplo de película envejecida pero (y puede que precisamente por ello) encantadora e ideal para ver varias veces. Típica de sábado por la tarde.
avatar
paramétrico

Mensajes : 3796
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 146: GEORGE STEVENS

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.