GRANDES CLÁSICOS 136: ROBERTO ROSSELLINI

Ir abajo

GRANDES CLÁSICOS 136: ROBERTO ROSSELLINI

Mensaje por pablo el Dom 3 Ene 2016 - 11:40

ROBERTO ROSSELLINI



Roberto Rossellini fue el máximo exponente del llamado Neorrealismo italiano, corriente de cine que proponía una visión directa y desnuda de la realidad italiana durante y tras la Segunda Guerra Mundial, mostrando a gentes sencillas, a historias humanas a menudo con actores no profesionales y pocos recursos técnicos.

Un cine limpio de todo artificio, social y reivindicativo, que supo captar el momento y conectar con el público. A su lado, directores como Visconti (“La tierra tiembla”) o De Sica (“El limpiabotas” y “Ladrón de bicicletas”) crearon, casi sin darse cuenta, un nuevo tipo de cine que causaría sensación y crearía escuela influenciando a grandes directores posteriormente (italianos, como Fellini o Pasolini) pero también de otras nacionalidades (¿qué sería de la Nouvelle Vague sin él?).

Su vida siempre estuvo ligada al incipiente cine, no en vano su padre abrió la primera sala en Italia y su conocimiento del medio fue profundo y continuo lo que le permitió trabajar sin problemas en la industria italiana tocando todos los palos e iniciándose en el corto.

Tras una primera etapa menor (llamada la Trilogía del Fascismo y compuesta por tres films rodados cuando todavía gobernaba Musolini: “La nave blanca”, “Un piloto regresa” y “L’uomo dalla croce” que ya adelantan cierto estilo documental), Rossellini se embarca en la que será conocida como su Trilogía Neorrealista compuesta por tres películas ya míticas:

“Roma, ciudad abierta”, de 1945, obra maestra absoluta que se convierte en un éxito mundial que consigue la nominación al Oscar al mejor guion original (para, entre otros, Federico Fellini, gran amigo suyo desde sus comienzos) y el Gran Premio del Festival de Cannes. Rossellini reinventó el cine con armas muy sencillas: estilo directo, melodramático y realista con un mensaje antibelicista y de lucha rodada prácticamente mientras finalizaba la Segunda Guerra Mundial en escenarios naturales.

“Paisá”: película de episodios también ambientada en la misma Guerra y que le vuelve a dar un gran reconocimiento internacional y su única nominación al Oscar al mejor guion y le vale premios como el National Board of Review a la mejor película extranjera y al mejor director.

“Alemania, año cero”, auténtica obra maestra y mi película favorita del director, rodada sobre una Berlín destruida por los bombardeos y de una emotividad y dureza que ponen la piel de gallina. La película gana el gran premio del Festival de Cine de Locarno.

Según Rossellini: “I do not want to make beautiful films, I want to make useful films”, esta frase la llevó a su máxima expresión con estos tres films imprescindibles.

En 1948 también rueda otro film en las antípodas del Neorrealismo, “El amor”, estupenda película, toda una declaración de admiración del director a su musa (Anna Magnani), que consta de dos episodios (“El milagro” y “La voz humana”) protagonizados por ella. En el primero, donde colabora como actor y co-guionista Federico Fellini, el personaje que interpreta la actriz es una campesina que cree haberse encontrado con San José y poco después resulta que se queda embarazada para escarnio público. La película causó un verdadero escándalo en la época, principalmente en los Estados Unidos donde fue vetada, dando lugar a un importante veredicto del Tribunal Supremo en contra de la censura y a favor de la libertad de expresión.

El segundo episodio es una conversación telefónica con texto de Jean Cocteau donde solo se escucha a la Magnani hablar con su amante en una interpretación antológica sobre el sufrimiento que provoca el amor.

También en 1946 rueda al alimón con Marcello Pagliero el film “Deseo” protagonizado por el estupendo Massimo Girotti.

Los 50 los inaugura con el film “Francisco, juglar de Dios”, biografía pausada y serena de San Francisco de Asís, y, para mí, uno de los grandes films religiosos de todos los tiempos y de nuevo con Fellini en el guion.

Ese mismo año, 1950, también estrena “Stromboli”, la primera de sus películas protagonizada por Ingrid Bergman y que supone un drama absolutamente conmovedor y otro de mis films favoritos del italiano. La pareja se conoció a finales de los 40 cuando ambos estaban en la cumbre de su éxito y su relación fue muy polémica y criticada ya que ambos seguían aún casados (Ingrid sufrió incluso una especie de boicot americano resarcido varios años después con su segundo Oscar por “Anastasia”).

En 1952 rueda otras dos películas: “Europa ‘51” (que gana el International Award en Venecia) drama de pareja con una tremenda Ingrid Bergman de protagonista y la menor “La máquina matamalvados”, una de las pocas comedias de Rossellini junto a “Dov'è la libertà...?” protagonizada por el gran Totó.

En 1954 rueda dos nuevos films protagonizados por Ingrid Bergman: “Te querré siempre” y “Ya no creo en el amor”, estupendos dramas muy reconocidos por la crítica en su momento (principalmente “Te querré siempre”) y graba las representaciones que de la obra “Jeanne d'Arc au bûcher” había hecho Bergman en la Ópera de París en 1953 bajo el título de “Juana de Arco”.

Termina la década con la magnífica “El general de la Rovere” con Vittorio de Sica de protagonista y que gana el León de Oro en Venecia y con el documental de encargo “India”.

En los sesenta rueda cinco películas si bien no llega nunca a alcanzar el nivel de sus obras anteriores: el drama bélico “Fugitivos en la noche”, “Vanina Vanini” (sobre una novela de Stendhal), “Viva Italia” (un film de encargo del gobierno italiano sobre la figura de Garibaldi), “Alma negra” (protagonizada por Vittorio Gassman) y “La toma del poder por parte de Luis XIV” (rodada en Francia para la televisión).

En los setenta se centra prácticamente en la televisión italiana en películas sobre personajes históricos. Así “Sócrates”, “Blaise Pasqual” o “Cartesius”. Sus dos últimos films serán “Año uno” y la bíblica “El Mesías” de 1975.

Moriría dos años después dejando un legado impresionante y siendo unánimemente reconocido como un pilar de la historia del cine.


Última edición por pablo el Dom 3 Ene 2016 - 11:44, editado 1 vez
avatar
pablo

Mensajes : 3428
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 136: ROBERTO ROSSELLINI

Mensaje por pablo el Dom 3 Ene 2016 - 11:43

Iré publicando los grandes clásicos que ya tenía preparados antes de noviembre (desde entonces no he escrito nada).
avatar
pablo

Mensajes : 3428
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 136: ROBERTO ROSSELLINI

Mensaje por paramétrico el Dom 3 Ene 2016 - 13:59

Un cineasta enorme, al que es bueno revisar cada cierto tiempo.
avatar
paramétrico

Mensajes : 3441
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 136: ROBERTO ROSSELLINI

Mensaje por pablo el Dom 3 Ene 2016 - 14:22

Sin duda alguna. Me parece un director capital y su tándem con Bergman uno de los mejores (director/actriz) de la historia del cine.

Me quedé a punto de ver alguno de sus film para la televisión (en concreto, Sócrates).
avatar
pablo

Mensajes : 3428
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 136: ROBERTO ROSSELLINI

Mensaje por ayala1788 el Lun 4 Ene 2016 - 5:33

Probablemente de los neorrealistas sea el director que más me gusta, un director muy humano pero a la vez desesperanzador, sus finales te dejan en shock la mayoria de las veces. Y si, lo que hace con Bergman es sobresaliente, en Europa 51, Te querre siempre o Stromboli.
avatar
ayala1788

Mensajes : 1618
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 136: ROBERTO ROSSELLINI

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.