Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Ir abajo

Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Mensaje por pablo el Mar 6 Feb 2018 - 16:11

Gran trabajo de dirección de Anderson, poderoso, conciso y realmente hermoso. El director consigue que nos desprendamos de la historia y disfrutemos de la imágenes por el placer de verlas. Un cierto poder hipnótico que a mí me atrapó muchísimo en su comienzo y que se mantiene hasta el final solo trastocado por algunos altibajos narrativos. Quiero decir: me ha gustado la historia que cuenta (sino malo), pero me ha gustado mucho más como la cuenta Anderson, como recorre los retales, los vestidos, las casas, las comidas, las paredes, las luces, las sombras... todo eso me ha gustado más que el romance en sí mismo (más bien diría que su poderío estético va más allá de las palabras). No es ni mucho menos la violencia perturbadora de su gran obra maestra todavía no superada ("There will be blood") pero sí se mantiene la intensidad dramática y cierta extraña emoción que nada tiene que ver con la frialdad calculada de "The master".

Un 8
avatar
pablo

Mensajes : 3496
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Mensaje por paramétrico el Jue 8 Feb 2018 - 23:15

A mí me ha encantado. Anderson vuelve a dar un cambio brusco de timón para componer una obra que muy poco tiene que ver con sus filmes anteriores pero que es una auténtica delicia sensorial. Homenaje claro a Hitchcock (desde ese inicio tan parecido al de Rebecca como en los nombres de los personajes principales, sobre todo Alma, como la esposa del cineasta, así como en el manejo de la tensión), retorciéndose aún más en la parte final (llegando a niveles de Polanski), Anderson da una auténtica lección de narrativa cinematográfica. Vicky Krieps está espléndida (me extraña que apenas haya tenido menciones este año) y Daniel Day Lewis borda su personaje. La fotografía no ha terminado de maravillarme pero lo de la banda sonora merece ser comentado aparte. Greenwood compone su partitura más clásica y alejada de todo lo que había hecho hasta ahora, y también la más brillante. Un trabajo esencial, narrativo, que combina una línea impresionista con otra más clásica y que terminan por confluir. No solo convergen esas piezas sino que también lo hacen con otras, desde una preciosa versión de "My foolish heart", Schubert, la sinfonía fantástica de Berlioz o el "Auld lang syne" de fin de año.
avatar
paramétrico

Mensajes : 3521
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Mensaje por pablo el Jue 8 Feb 2018 - 23:56

La verdad es que mi recuerdo de ella es cada vez más intenso. Reposada, es que se trata de una grandísima película. Me he encantado esa remisión tuya a Hitchcock (y en particular a Rebeca, desde su inicio y con el personaje secundario femenino castrador  -sublime Leslie Manville) y a Polanski (que también me vino a la cabeza en Mother! pensando en La semilla del diablo o en Repulsión).

Estoy contigo en que el trabajo de Greenwood es apoteósico. Ojalá ganase el Oscar (la partitura de Desplat es bonita pero no está siquiera entre lo mejor del francés). Es sin duda la banda sonora del año.
avatar
pablo

Mensajes : 3496
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Mensaje por ayala1788 el Sáb 17 Feb 2018 - 18:01

Paul Thomas Anderson se confirma como uno de los directores con más talento y personalidad de la cinematografía actual con Phantom Thread, una película que no tiene nada que ver con el cachondeo de Boogie nights o Inherent vice, sino más apegada al clasicismo de There Will be blood, pero apelando siempre hacia el romanticismo, elegancia e incluso intriga que se desprende de esta historia.

No se puede hablar de este filme sin hacer hincapié en el cine de Alfred Hitchcock, no solamente se pueden encontrar bastantes referencias y guiños a la filmografía del cineasta británico (desde un plano homenajeando a Psicosis, o personajes que comparten personalidades en Rebeca) sino que además la historia de Reynolds Woodcock contiene aspectos similares a la del director, un genio de su respectivo arte desarrollado en los años 50s obsesionado con sus musas a las que utiliza por mero capricho artístico, además viviendo un matrimonio con altas y bajas que hace confrontar su vida personal con la artística. Hay demasiadas ideas, demasiadas coincidencias que no hacen sino recordar una y otra vez al director de Vertigo, y yo en verdad lo agradezco.

La belleza y clase de la puesta en escena de Anderson es abrumadora en Phantom Thread, la forma que pasea la cámara por los interiores, el peso que le da a los pequeños detalles como a la costura de un vestido o a una simple taza de té, las tomas en primer plano apoyadas por la imagen que acontece en un segundo plano, todo es una lección de poesía visual al alcance de pocos directores de la actualidad.

Una vez más hay que ponerse de pie ante lo que hace el gran Daniel Day Lewis, mientras que Lesley Manville es una roba escenas total en cada minuto que sale en pantalla, pero no hay que olvidarse de la revelación que es Vicky Krieps, no solamente aguanta muy bien el duelo actoral con Lewis, sino que además ella lleva el peso de la trama, su personaje es que el que más cambios sufre a través del metraje y ella maneja perfectamente esas transformaciones.

No se puede dejar de hablar por supuesto de la clásica, romántica y hermosa banda sonora de Jonny Greenwood, con algunas de las mejores partituras de los últimos tiempos.

Melodramática, pasional con algunos toques de suspense sofisticado, Phantom Thread posee una interesante fusión de cinematografía clásica y moderna para degustar poco a poco de sus numerosos detalles visuales lo que seguro hará que gane enteros en próximos visionados.

8.5
avatar
ayala1788

Mensajes : 1729
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Phantom Thread (2017)

Mensaje por Jorgito el Sáb 17 Feb 2018 - 20:33

Aquí voy yo. (AUNQUE NO HAY SPOILERS MUY EVIDENTES QUIZÁS SEA PREFERIBLE QUE LO LEA QUIEN YA HAYA VISTO LA PELÍCULA)

He de confesar que que el protagonista se apellide "polla de madera" hace que me cueste un poco tomarme en serio desde un principio lo que le sucede.
Superada la broma inicial, me dejo llevar por su fantástico diseño, por las bellísimas y complejas partituras de Greenwood y voy entrando poco a poco en la historia.
Me intriga la -por otra parte habitual- paradoja que supone la cerrazón endogámica de unos personajes tan ligados al éxito comercial.
Me interesa esa especie de complejo de Edipo tan hitchcockiano, efectivamente,que encumbra a la matriarca desaparecida y cómo su hija asume con naturalidad la necesidad de sustituirla para mantener vigente la producción de ese creador, cuyo papel de genio debe permanecer en exclusividad por el simple motivo de ser el el varón en la sociedad machista -como casi todas- y diplomáticamente jerárquica del Reino Unido de los 50.
Me atraen las manías de este modisto y entiendo la adoración que esa humilde camarera rinde a su mentor en sus inesperados inicios en una industria desconocida para ella, pero tengo que admitir que me provoca extrañeza no solo lo incondicional de su fidelidad sino también que el mito aguante en pie, que no se desvanezcan sus ilusiones al sufrir sistemáticamente sus actitudes despóticas y sus reproches desagradecidos denigrándola a ella al papel de esclava de un ser egocéntrico, misántropo pero también cínico- si le conviene disimular su misantropía para enriquecerse- que durante la primera hora de película no desprende ni un atisbo de generosidad, de altruismo amoroso o de reciprocidad en la admiración hacia su musa.
De todos es sabido que el huracán amoroso es mucho más abrumador cuanto más pequeño es su ojo, cuanto más asfixiantes son sus paredes y más inexplicable es su existencia, pero esta eterna búsqueda odiséaca exprime tanto el misterio que lo agota hasta hacerle preguntarse a este espectador cuándo se va a convencer la aventurera de que no hay un solo oasis en el desierto. Y no es el espectador el único que se lo pregunta.
Lo ilógico de sus ataduras ciñen a una mujer que hace de su necesidad virtud. Lejos de romper el corsé, se ajusta a él pasando de ser modelo a aprendiz y se infiltra en un sistema demoledor que decide corromper desde dentro. Todo esto sucede ante la mirada atenta de la nueva matriarca, que media entre la revolución y su marco; entre la resistencia de un imperio y una herencia divina que le hace entender la desesperación de la rebelde.
La luchadora cuestiona el poder porque le interesa, porque quiere ahora ella ser la pulidora de los defectos de la estatua ante la que desde el primer momento se inclinó y, para ejercer su labor de restauradora, no duda en resquebrajar el mármol.
En ese momento nuestro diseñador es un héroe trágico que recibe su fulminante destino no como un castigo sino como una señal que le regala desde el más allá la fundadora de su religión. Descubre el mortal doliente que la heredera era otra y cambia de confidente debido al inexorable consejo materno.
Su conveniencia por necesidad le da buenos frutos y el héroe vuelve a las andadas y restablecido vuelve a arrollar a cualquiera, incluida una salvadora que siente que le han arrebatado el monopolio de la heroicidad y ejecuta impúdica un nuevo ajuste de cuentas sin temor ya a ser descubierta.
En una situación límite, el giro más inesperado llega cuando un acto retorcido es interpretado por su víctima como una muestra de coraje. Se le agradece al verdugo su iniciativa de tomar las riendas y asumir la responsabilidad de un héroe que estaba, sin saberlo, pidiendo a gritos no sólo un relevo sino que alguien le guiara y le cuidase en su sufrimiento terrenal.
Paul Thomas Anderson habla así de la dependencia, más que del amor, y lo hace mediante la sofisticación, el estudio meticuloso de la insinuación para ofrecer dos lecturas constantes, lo visible y lo latente. La imagen hipnótica de Day-Lewis nos ofrece su registro más arquetípicamente británico, los ojos de Leslie Manville parecen encerrar mil dilemas neutralizados por su tono de voz y la interpretación de Vicky Krieps luce tan irregular e inestable como las acciones de su personaje.
La lástima es que este torbellino bipolar puede resultar aleatorio en un primer visionado; lo bueno, que a quien no se haya dado por vencido a la primera le invitará a degustarla con reposo las veces que haga falta. Con más experiencia llegará el desengaño ante el efectismo o el encumbramiento por convicción.
Estímulos desde luego no le faltan.
8,5


Última edición por Jorgito el Dom 18 Feb 2018 - 14:07, editado 1 vez

Jorgito

Mensajes : 247
Fecha de inscripción : 20/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Mensaje por pablo el Dom 18 Feb 2018 - 11:11

Jorgito escribió:
He de confesar que que el protagonista se apellide "polla de madera" hace que me cueste un poco que me tome en serio desde un principio lo que le sucede.

Frase de la temporada  Laughing

Estupendo texto, Jorgito!
avatar
pablo

Mensajes : 3496
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Mensaje por Jorgito el Dom 18 Feb 2018 - 14:09

pablo escribió:
Jorgito escribió:
He de confesar que que el protagonista se apellide "polla de madera" hace que me cueste un poco que me tome en serio desde un principio lo que le sucede.

Frase de la temporada  Laughing

Estupendo texto, Jorgito!
Muchas gracias:) Very Happy . Me he dado cuenta de que la frase estaba un poco mal escrita y la he editado Wink

Jorgito

Mensajes : 247
Fecha de inscripción : 20/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Mensaje por sergio el Dom 13 Mayo 2018 - 17:55

Paul Thomas Anderson vuelve a dar muestras de que está en la élite de realizadores de nuestro tiempo.

Genial dominio del drama, del espacio, de los actores, del espectro de la personalidad de sus personajes. Detalllista en todas las escenas y cuidando todos los elementos cinematográficos al extremo para una película que hubiera sido de lo más simple en manos de cualquier director normal o incluso notable, pero que en manos de PTA se convierte en una exposición de maestría.

Daniel Day-Lewis está enorme, aunque no sé ni por qué me sorprendió. Manville soberbia.

Una de las películas del año, como no puede ser de otra forma.

9 / 9.5
avatar
sergio
Admin

Mensajes : 1114
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario http://oscarzine.foro.pro

Volver arriba Ir abajo

Re: Phantom Thread (2107) de P.T. Anderson

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.