GRANDES CLÁSICOS 158: JEAN-LUC GODARD

Ir abajo

GRANDES CLÁSICOS 158: JEAN-LUC GODARD

Mensaje por pablo el Mar 18 Abr 2017 - 18:43

JEAN-LUC GODARD



PREMIO DE HONOR 2016 DE LA NCA

Hemos homenajeado aquí a figuras de la Nouvelle Vague imprescindibles como François Truffaut o Louis Malle así como a otros grandes directores franceses como Jean Renoir o Robert Bresson.

Creo que ya es hora de que por fin homenajeemos como se merece a un artista iconoclasta, vanguardista, innovador y polémico que ha influenciado con su cine a toda una generación de directores coetáneos y posteriores que, gracias a él, han sido más libres en las formas, más rebeldes e inconformistas. No cabe duda de que, guste o no guste su cine (obviamente gustarán muchas películas y horrorizaran otras tantas), su legado es indiscutiblemente parte de la historia del cine.

Godard. Poesía y crítica social. Desprecio por el cine tradicional estático y precursor de la experimentación artística a través fundamentalmente del montaje libre. Sus historias (de amor, de desamor, de intriga, dramas y tragicomedias) son la respuesta de un espíritu libre a las ataduras formales que imponía el cine de la época.

Godard pronto muestra su fascinación por el cine, siendo un habitual de la Cinemateca Francesa y los cineclubs más minoritarios. Su pasión lo lleva a ser crítico cinematográfico y a trabajar en Cahiers du Cinema donde conocerá a Truffaut, Chabrol, Rohmer y demás cachorros de la Nouvelle Vague a la que se adhiere. Es la época de sus cortos “Une femme coquette” (1955) y “Tous les garçons s’apellent Patrick” (1957) que lo van preparando para dar el gran salto al largometraje en 1960.

Su debut en la dirección no pudo ser más exitoso y mítico: “Al final de la escapada” (con argumento de Truffaut), con Jean-Paul Belmondo y Jean Seberg, es un acontecimiento cinematográfico que sorprende por su técnica de cámara en mano y su revolucionario montaje para la época (un nuevo código narrativo inexistente hasta entonces). Un film que logra el Oso de Plata en Berlín al mejor director y lo confirma como figura emergente del cine francés (fue además un taquillazo total).

Tras el corto “Une histoire d’eau” junto a Truffaut, rueda su segunda película “Una mujer es una mujer”, comedia romántica libre que consigue un premio especial del jurado en Berlín y le vale a su musa (y esposa) Anna Karina (probablemente en el TOP 5 de los ojos más hermosos del cine) el Oso de Plata a la mejor actriz.

Con Karina vuelve a rodar al año siguiente la estupenda “Vivir su vida” que gana varios premios en Venecia (incluyendo el especial del Jurado) y con la que sigue indagando en nuevas formas narrativas (la película se compone de 12 escenas que son presentadas individualmente) con una sublime Karina haciendo de prostituta. Es un film de culto favorito de muchos fans del director.

En 1963 estrena hasta tres films: “Los carabineros” (en homenaje a su adorado Jean Vigo), “El soldadito” de nuevo con Anna Karina (el film se había rodado tres años antes pero había sido censurado en Francia por su temática –el conflicto francoargelino en pleno apogeo) y sobre todo “El desprecio” con Brigitte Bardot, Michel Piccoli, Jack Palance y el mítico Fritz Lang que se convierte en unos de sus films más admirados. Adaptación exquisita y elegante de Alberto Moravia y cine dentro del cine muy intelectual y reflexivo.

En 1964 rueda “Una mujer casada”, drama contado en 24 horas de marcado carácter psicológico y al año siguiente la festiva “Banda aparte”, uno de sus films más populares con de nuevo Anna Karina.

En 1965 estrenaría “Pierrot el loco”, para mí su gran obra maestra, con Belmondo y Karina (una gozada de principio a fin que me conquistó por completo por su espíritu libre) y el thriller futurista y distópico en clave homenaje al cine negro americano, “Alphaville”, por la que logró un exageradísimo Oso de Oro en Berlín (probablemente pesó más su nombre que los méritos de la película que, si bien los tiene, no deja de ser una obra irregular).

Ya consagrado en la industria, Godard sigue rodando de manera frenética durante esta segunda parte de la década: “Origen USA” (último largometraje protagonizado por Karina); “Masculino, femenino” con Jean-Pierre Léaud, que gana el Oso de Plata al mejor actor en Berlín; la comedia negra surrealista y caótica “Week-end” (sobre una historia corta de Julio Cortázar); “Dos o tres cosas que yo sé de ella” con Marina Vlady; o “La Chinoise” (premio del Jurado en Venecia y protagonizada ya por Anne Wiazemesky, estudiante anarquista con la que se casaría tras divorciarse de Karina) y momento a partir del cual empezó su denominada etapa política y revolucionaria (maoísta) en pleno Mayo del 68.

Godard cambia por completo de estilo, dejando el cine como hasta entonces lo venía haciendo (salvo tal vez por la militante “La gaya ciencia”) y dedicándose fundamentalmente a rodar films políticos y experimentales, documentales (incluyendo, en un género distinto al político, “Sympathy for the devil” sobre los Rolling Stone), cortos y films colectivos, todo ello auspiciado por su conciencia política, revolucionaria y social (creando además el Grupo Dziga-Vertov de discurso marxista con los que firma la mayoría de esos documentales y films).

Su etapa más radical se mantendría en los 70 con films como “Vladimir y Rosa”, “El viento del Este”, “Todo va bien” con Ives Montand y Jane Fonda (todos ellos con el Grupo Dziga-Vertov) o la extraña “Número dos” (que se vale de dos imágenes al mismo tiempo en pantalla para contar la historia). En el film documental de 1976 “Aquí y allá (Aquí y en otro lugar)” pondría realmente fin a este etapa militante, ofreciendo un relato desencantado y disconforme de ella.

Ya en los 80 su carrera volvió a encauzarse y a centrarse en la producción de ficción “convencional” con “Salve quien pueda (la vida)” con Isabelle Huppert y Nathalie Baye (quien ganaría el Cesar a la mejor actriz secundaria; el film lograría además las nominaciones a mejor película y director); “Pasión” de nuevo con Huppert (gran premio técnico en Cannes y nominada a mejor película, director y fotografía en los Cesar); “Nombre: Carmen” (León de Oro y premio técnico en Venecia por esta libre adaptación de la obra de Bizet pero con música de Beethoven); la polémica “Yo te saludo, María” (con dos premios menores en Berlín); el noir “Detective”; y su único film americano “El rey Lear”, ensayo sui generis sobre la obra de Shakespeare que cuenta con Woody Allen en el reparto (con el que había hecho poco antes el documental “Meeting Woody Allen”).

Los 90 los inaugura con “Nouvelle vague” con Alain Delon a la que siguen “Allemagne 90 neuf cero”, “Helas por moi” con Depardieu, “For ever Mozart” (premio “Bastone Bianco” en Venecia) y otros films, cortos y documentales de menos repercusión.

El siglo XXI lo inaugura con “Elogio al amor” (premio especial del Jurado en Valladolid) a la que seguirán “Nuestra música” (FIPRESCI en San Sebastián), “Film socialisme” (premiado por la crítica de Los Ángeles por su carácter experimental) y su más reciente film “Adiós al lenguaje”, premio del Jurado en Cannes en 2014 (al alimón con “Mommy” de Dolan) y mejor película del año para la National Society of Film Critics Awards. Peliculas vanguardistas que dividen a la crítica (¿genialidad o estupidez?).

En 2010 recibió el Oscar honorífico. Ya antes su palmarés incluía un Oso de Oro y dos Osos de Plata en Berlín, dos Cesars de honor, el premio de honor de la Academia Europea de Cine o un León de Oro en Venecia entre otros muchos premios y reconocimientos
.

Un cineasta irrepetible, necesario por su valiosa e innovadora aportación al cine en un momento en el que era preciso; de filmografía irregular pero en la que se encuentran títulos de primer orden sin duda alguna. Una leyenda y la máxima representación de la libertad creadora. Bienvenu chez Oscarzine M. Godard!
avatar
pablo

Mensajes : 3262
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 158: JEAN-LUC GODARD

Mensaje por ayala1788 el Vie 21 Abr 2017 - 18:35

No me gusta Godard, me parece muy pretencioso, un listillo, su cine no me dice nada y su montaje desordenado, más que innovador me parece caótico y sin razón de ser. Vivre sa vie es su película que más me ha gustado, aunque en buena parte gracias a Karina, pero Adios al lenguaje y su documental de los Rolling Sympathy For The Devil me parecen dos tostones insoportables.

Pero bueno, a ver Bande à part que entra en los Classics.
avatar
ayala1788

Mensajes : 1315
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 158: JEAN-LUC GODARD

Mensaje por pablo el Vie 21 Abr 2017 - 22:21

Pues a mí Adiós al lenguaje me pareció interesante...
avatar
pablo

Mensajes : 3262
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 158: JEAN-LUC GODARD

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.