GRANDES CLÁSICOS 156: SAM PECKINPAH

Ir abajo

GRANDES CLÁSICOS 156: SAM PECKINPAH

Mensaje por pablo el Miér 15 Mar 2017 - 12:38

SAM PECKINPAH



Cine sucio, polvoriento, masculinizado, lleno de violencia (física, verbal), cine de acción, inquieto y adelantando a su tiempo, si bien evidentemente hijo de una época de cambio, de superación del cine de estudio y profusión de nuevas formas con cierta reivindicación por lo insólito, por la subversión del canon clásico de contar historias. Peckinpah fue un bicho raro en Hollywood y jamás se plegó a sus exigencias.

Forjado en la televisión, su debut tras la cámara se produce en 1961 con la floja “Compañeros mortales” con Maureen O’Hara de protagonista. El film apenas trasciende (realmente era un telefilm que se estrenó en cines en Europa y del que el director nunca tuvo control creativo alguno) y es al año siguiente cuando rueda su primera gran película, el fantástico y reivindicadísimo western “Duelo en Alta Sierra”, clara declaración de principios de Peckinpah que rueda con presupuesto de serie B y convierte en protagonistas a dos viejas glorias como Randolph Scott y Joel McCrea. De final épico, el film ensalza la amistad a través de una visión nostálgica de los códigos del género americano por excelencia.

Su gran trabajo en esta película le permite afrontar un proyecto de mayor presupuesto y embargadura con Charlon Heston de protagonista: “Mayor Dundee”, en el que Peckinpah ya da muestras de su refinado estilo crepuscular para narrar historias (además ya aparecen alguno de sus actores habituales como James Coburn, Senta Berger, Ben Jonhson, Warren Oates o L.Q. Jones).

El film es un fracaso de taquilla (además los problemas durante el rodaje y sobre todo en la postproducción mermaron la calidad final del film y la libertad creativa de Peckinpah) pero no frena la carrera del director que en 1969 consigue el mayor éxito de toda su carrera como director de la extraordinaria e icónica “Grupo salvaje”, un film megaviolento, despiadado, en el que el director ya muestra sus luego habituales marcas identificativas como los zooms de cámara o las imágenes ralentizadas para, en un ambiente sofocante y deprimente, ir exprimiendo los hechos a través de imágenes poderosas, contundentes, bien acompañadas de grandes diálogos (Peckinpah es también un guionista incisivo) y de un reparto en estado de gracia que magnifica la profunda psicología de los personajes.

Considerada un hito del nuevo cine americano, al romper todos los códigos del western establecidos hasta entonces y por su estilo rabioso, lírico y muy amargo, “Grupo salvaje” le vale su única nominación al Oscar en toda su carrera como mejor guion original (la DGA sí lo nomina como mejor director del año).

Consolidado en la industria, los 70 son completamente suyos –convive pacíficamente con los cachorros del Nuevo Hollywood como Coppola, Spielberg o Scorsese- con sucesión de excelentes películas, cumbres del western tardío y del cine de acción seco.

Así, (i) “La balada de Cable Hogue”, western decadente a más no poder con toques tragicómicos (la Warner le obligó a hacer un film menos violento que “Grupo salvaje”); (ii) “Perros de paja”, para mí su obra maestra, cine psicológico en estado puro, cine malsano, de difícil digestión, donde la violencia llega a niveles nunca vistos hasta entonces; (iii) “El rey del rodeo”, melancólica, triste diría yo, visión de la vida rural americana con un fantástico Steve Macqueen –sobrio, maduro-, con el que repetiría al año siguiente en (iv) “La huida”, otra muestra de poderío narrativo y directorial con un montaje frenético.

En 1973 firma otra cumbre del western más sui generis “Pat Garret and Billy the Kid” al que Bob Dylan puso música. Film de culto a más no poder, poderoso en su conjugación de imágenes y sonido.

“Quiero la cabeza de Alfredo García” (film claramente de culto reivindicado posteriormente) y “Los aristócratas del crimen” (con James Caan y Robert Duvall) dan paso a su primera incursión en el cine bélico con “La cruz de Hierro”, denostada en su momento (en USA fue un fracaso de taquilla aunque no en Europa donde logró un gran éxito –en Alemania fue la película más taquillera del año) pero reivindicada posteriormente (Welles siempre dijo que era el mejor film antibelicista desde “Sin novedad en el frente” y más tarde Tarantino la citó como influencia para “Malditos bastardos”). Extraordinaria, sucia y realista visión de la crudeza del frente ruso durante la II Guerra Mundial, con escenas y diálogos memorables y con un reparto tremendo (James Coburn, Maximiliam Schell, David Warner y James Mason).

Sus dos últimos films fueron obra menores, la roadmovie “Convoy” y el thriller “Clave: Omega”, con un reparto eso sí, lustroso (Burt Lancaster, John Hurt y Dennis Hoper).

Figura esencial por lo tanto en la transición del Hollywood clásico al más moderno y rompedor. Su influencia es más que evidente en el tratamiento descarnado, profundo y violento de los personajes y en el tono lírico y crepuscular de la acción y llega hasta nuestros días con figuras como Tarantino, John Woo o Nicolas Winding Refn. Director pues capital del cine que merece su lugar en Oscarzine.


Última edición por pablo el Miér 15 Mar 2017 - 12:40, editado 1 vez
avatar
pablo

Mensajes : 3276
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 156: SAM PECKINPAH

Mensaje por pablo el Miér 15 Mar 2017 - 12:40

Por fin!
No exagero si digo que llevo 4 años preparando este texto!!!!!
avatar
pablo

Mensajes : 3276
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 156: SAM PECKINPAH

Mensaje por paramétrico el Miér 15 Mar 2017 - 13:21

Cuatro años merecen que lo lea de manera reposada.
avatar
paramétrico

Mensajes : 3300
Fecha de inscripción : 22/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: GRANDES CLÁSICOS 156: SAM PECKINPAH

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.